domingo, 7 de diciembre de 2008

Revolución y filosofía

Revolución es enfrentar al poder en tanto tal y en su discurso. Es por eso que la revolución toma a menudo la forma de un ‘no’, en tanto es contraposición, choque, batalla. Sucede que el poder se manifiesta en preguntas, puesto que el poder identifica, etiqueta, individualiza, categoriza, ordena y clasifica. Es su naturaleza. El poder pregunta: ‘¿de qué manera practicas sexo?, ¿cómo amas?, ¿cuál es tu ideología política?’ Y una vez obtiene una respuesta, te increpa: ‘¡quieto!, ¡no cambies, se coherente, se lógico, permanece siempre así!’ Luchar contra este interrogatorio es un trabajo continuo, diario. Ponérselo difícil al poder, negarse a contestar, cambiar, contradecirse; eso es revolución. Es esta una suerte de ética de la revolución, y no hay mejor arma o instrumento para llevarla a cabo que la práctica filosófica. La filosofía, que no sirve a nadie, no sirve a nada, no sirve para nada. La filosofía, que entristece, que destruye, que se devora a si misma a cada momento, que se autorrefuta, se retuerce, que está viva. Que está libre de trabas y siempre dispuesta a morder a quien trate de doblegarla a sus designios. El pensamiento de todos los hombres en todas las épocas. El violento latir del impulso vital. La batalla y la guerra. Es revolución, es filosofía.


Carlos

12 comentarios:

kempes dijo...

Muy buen "corto",pero me gustaría hacer una observación. El poder no pregunta, no le hace falta preguntar (como mucho indaga a hurtadillas, sigilosamente, de forma que parece que ni te están preguntando... es más, creerás que se esta interesando por ti).

Usare metáforas para explicarme. El poder (se necesitaría un buen rato para esclarecer o delimitar tal concepto) tiene a mano una serie de barajas. Unas las ha recogido de jugadores anteriores, ya desaparecidos, pero que aun permanecen como espectros rondando al presente. De estas barajas se queda con las cartas que quiere y juega como él quiere. Toda la "mierda" la reparte entre los jugadores que tiene delante de él (comunidades, países, culturas, grupos, familias y al final un nuevo jugador, el individuo) y no la reparte de forma aleatoria. El poder mira bien las cartas, revisa todas las jugadas posibles como un Kasparov, y elige... elige repartir de manera que él obtenga lo mejor a corto plazo (todo "pa" mi, que el que venga ya se apañará).

Este juego, a todas luces no tenia que durar mucho, pero el ser humano, tomado de uno en uno, como individuo individual (perdón por la broma xD) que se genera hoy en día, tiene muy pocas luces. Para no liar la cosa, tienen las cartas que tiene, por eso al poder no le hace falta preguntar, es él el que lo ha dado (hoy en día, televisión y sistema educativo es el medio por el que se reparten las cartas). Tanto tiempo esta durando este juego que empieza por si mismo a derrumbarse. Dos causas son y serán las fundamentales: HAMBRE y MISERIA.

Para mi la revolucion esta ahí. Dejar que aparezca una "nueva guerra", que la mitad de la gente muera a manos de la otra mitad (y de esa mitad vencedora una mitad sirva para DESAROLLAR la medicina actual y pueda vivirse "mejor") Que al reducir la población los recursos dejen de ser un problema y sean una abundancia... Si esto ocurre el poder habrá vencido, nos asemejaremos cada día más a una colonia de hormigas y no habra posibilidad de revolución. A mi entender la revolución traería consigo una redistribución de la población (geográfica y demograficamente) y una redistribución de la extracción de recursos. Como vivir solo podrán decirlo los que se encuentren en tal situación, pero como hacer algo con esto esta en las nuestras

Adolfo Llopis dijo...

"Ponérselo difícil al poder, negarse a contestar, cambiar, contradecirse; eso es revolución. Es esta una suerte de ética de la revolución, y no hay mejor arma o instrumento para llevarla a cabo que la práctica filosófica."

¿Qué quieres decir con que la filosofía no sirve para nada justo después de haber dicho que sirve de arma o instrumento para la ética de la revolución?

El Tío Chachi dijo...

¿Qué importa? Queda molón. Alguna especie de ironía, supongo. Le creía más sutil don gafas rojas.

Un texto chachi (en serio). Lástima que yo sea de los que se dejan dar por el culo. Me siento hasta culpable y todo.

more_ dijo...

Adolfo: ¡no has entendido nada! ¡contradecirse es un deber!

La filosofía en sí misma no sirve a nada, pero puede ser instrumentalizada por un individuo en tanto que modo de vida de insumisión al poder, de revolución. Es la práctica filosófica revolucionaria.

Por eso la filosofía es revolución; porque vive en el ser de aquel que no se doblega, desplegando todo su potencial en la realidad del individuo. Lo cual también nos lleva a pensar que todo revolucionario es filósofo, lógicamente....

Adolfo Llopis dijo...

Pues mira, será eso: que no he entendido nada.

Al menos yo no hago como que entiendo cosas que son incomprensibles.

boly dijo...

La idea de Dios en sí misma no sirve a nada, pero puede ser instrumentalizada por un individuo en tanto que modo de vida de insumisión al poder, de revolución. Es la práctica teológica revolucionaria.

Por eso Dios es revolución; porque vive en el ser de aquel que no se doblega, desplegando todo su potencial en la realidad del individuo. Lo cual también nos lleva a pensar que todo revolucionario es creyente, lógicamente....

more_ dijo...

Práctica teológica revolucinaria... ¡Es genial Boly! ¡Vas aprendiendo!

Aunque he de decir algo serio (dentro de toda la seriedad que puedo llegar a tener, que es más bien poca): efectivamente, todo revolucionario es creyente. Y de gran fe.

boly dijo...

1. Aprendo... sí, soy un tío muy listo, que le vamos a hacer.
2. Boly... sólo Llopis puede llamarme así. Ya no me caes bien.
3. Si dices que no va en serio entonces el sarcasmo pierde su sentido, ¿qué gracia tendrían los puntos 1. y 2. si te dijesen que no son serios? Ninguna, el sarcasmo mola, entre otros, cuando la gente no sabe que es sarcasmo.

Pd: Los puntos 1. y 2. son serios.
Pd2: la more_ habitual no hubiese dado de comer al troll, en consecuencia, tú no eres la verdadera more. Una acción inteligente sería no responder a este mensaje.

Hermeneutizado por la via gadameriana dijo...

1.Carlos, tu texto es una cabra.
2.Espera a que acabe mi texto de los sith y verás como va esto de las cabras.
3.Todo el mundo se metió conmigo cuando introduje "cabra" como indice.
4.Boly IIIW ya!

Irrelevante dijo...

En riguroso orden cronológico:

Kempes: Cierto, la mayoría de las veces el poder no pregunta directa, explicitamente. El interrogatorio acostumbra a ser sigiloso, encubierto, subrepticio. Buena observación, una crítica constructiva.

Adolfo: Una llave inglesa no se construye para servir como martillo, pero puede ser usada como tal.

El Tio Chachi: Gracias, de verdad. Tu si que molas ;)

More: En primer lugar, es obvio que no me contradigo a posta para marear a Adolfo. En segundo lugar, no todo revolucionario es filósofo, lógicamente.

Adolfo: Ya te apañarás con More, pero si se me permite un comentario, decir tan solo:

- que si el comentario va dirigido a more (por 'hacer como que entiende' mi texto), siento que éste sea incomprensible para ti.

- y si va dirigido a mi (por 'hacer como que entiendo' a Foucault): esgrimir en mi defensa que llevo meses leyendo a Michel Foucault y que, a pesar de que es un autor dificil, complejo y profundo, y que a menudo llego a pensar que sobrepasa mis capacidades y es una labor imposible para mis pobres aptitudes, no obstante creo que empiezo a entender, aunque sea de forma superficial, el pensamiento de este hombre tan admirable. Ruego tiempo y comprensión.

Boly: Tienes el poder. Mete caña ;)

More: No todo revolucionario es creyente, lógicamente.

Hermeneutizado: Pero es la mejor cabra que ha visto este blog.

Por lo demás, gracias a todos por leer y comentar :) Agradezco de todo corazón toda crítica constructiva. Un abrazo!

Carlos

- J a V i - dijo...

Contra Carlos:

Ojalá.


Contra more:

No es cierto. Para ser revolucionario no hace falta "creer" en el advenimiento de un nuevo orden social. Basta con estar en contra del actual.

Contra todos:

¿Tanto os costaría leeros un libro de Foucault - sólo uno, que los hay cortitos hombre - antes de criticarlo? Por eso de que criticar lo que se desconoce está feo...

boly dijo...

¿Y qué hace el IIIW en la actualidad? Parece que la lucha contra la Educación para la Ciudadanía, y más tarde contra el plan Bolonia os han hecho centraros en cosas más importantes: la realidad. Todo ello en detrimento de esta idea, del IIIW. Y a esto le podemos sumar ciertas críticas cernidas por una serie de gilipollas algo prepotentes e impulsivos, críticas que no sé yo cómo os pudieron afectar (con la excepción del no muerto, que hizo una critica constructiva)

Lo cierto es que no puedo saber si es por todo esto que el blog a día de hoy está -o a mí me parece que lo está- más desorganizado y desfasado, de modo que no discutiendo ya sobre temas acordados ponéis entradas de forma más impulsiva. Eso no es necesariamente malo, pero lo más interesante, a mi parecer, era eso otro: discutir sobre un tema previamente acordado.

A mi parecer tanta entrada impulsiva es síntoma y consecuencia de desesperación. Os veo desesperados por no dejar morir un blog que creo dejó de tener sentido hace ya meses, pero que sigue siendo interesante leer de vez en cuando (incluso aquella entrada de Hermeneutizado sobre el sadomasoquismo, una entrada que nadie entró a comentar (ains, pobrecillo)). Quizás una solución fuese que cada uno de vosotros abriese un blog por su cuenta, un lugar donde poner vuestras reflexiones y vuestras inquietudes, cada día más personales, eso tendría más sentido.

Esto lo digo desde un estado de ignorancia demasiado grande, probablemente me equivoque.