domingo, 27 de abril de 2008

Segunda carta a la Facultad de Filosofía de Valencia

“Philosophia ancilla theologiae”

* * *

“Pero creemos que sí tiene razón el cardenal Hume cuando afirma que habría que considerar al SIDA 'como prueba de una ley general de que las acciones humanas tienen consecuencias y de que el desorden produce inevitablemente daño y, consiguientemente, provoca destrucción... Es síntoma de algo más profundo y mortal. Es una de las muchas consecuencias desastrosas de un comportamiento sexual promiscuo. La promiscuidad está haciéndose suicida.' ” (10 palabras clave en bioética, Javier Gafo, p. 271, 1997, Editorial Verbo Divino.)

“Hace falta desvelar lo cardial en el análisis de la insondable belleza de la experiencia moral en la vida fáctica, a partir de las narraciones bíblicas sobre la misericordia, sobre las víctimas, humilladas y ofendidas, expectantes de rehabilitación.” (Ética hermenéutica, Jesus Conill, p. 281, 2006, Tecnos, Madrid)

“El secularismo moderno no significa necesariamente ausencia de religión, sino que la idea y vivencia de Dios ocupa otro lugar en la vida personal y adquiere una nueva función orientadora en el orden social, compatible con los nuevos estilos de la vida moderna.” (Íbid., p. 261)

“Algunos creyentes sonreirán satisfechos ante el fracaso de la razón ilustrada. Y lo achacarán – gozosos – a su orgullo, a su afán prometeico. 'Le está bien empleado – pensarán – por querer usurpar en la historia el lugar de Dios.' Es posible que tengan razón. El pecado de los ilustrados consistió, a mi juicio, en no reconocer verdaderamente los límites de la razón y no recurrir, cuando es razonable, a la ayuda de otro.” (Ética mínima, Adela Cortina, p. 221, 1986, Tecnos, Madrid)

“No puede decirse que Dios es el fundamento de la moral, porque la relación de Dios con la moralidad sólo es posible a través de las personas. No puede decirse que la persona es el fundamento de la moral, porque las determinaciones que le constituyen en fundamento están mediadas por Dios. Estos dos intentos de fundamentación serían unilaterales porque sólo tendrían en cuenta una parte del fundamento total, que consiste en la afirmación de que cada persona es valiosa por ser persona, pero la determinación de qué sea persona exige la mediación de Dios.” (Íbid., p. 260)

“Para establecer la coherencia del dato de conciencia expuesto –el valor absoluto de cuanto nace de personas- son insuficientes las categorías creadas por la razón. No queda más recurso lógico que el de conectar este dato ofrecido por la revelación como un elemento innovador, según el cual el hombre posee valor absoluto y es fin en sí mismo porque es imagen y semejanza de Dios.” (Ética mínima, Adela Cortina, p. 266, 2004, Tecnos, Madrid)

* * *

Tanto Ética mínima como Ética hermenéutica son dos libros de lectura obligatoria (aunque no íntegramente en este curso) para la asignatura troncal de Ética. Nótese que la única alternativa para el alumno que no desee estudiar estos libros es estudiar ética con el profesor Josep R. Moncho. Por otra parte, 10 palabras clave en bioética se da a elegir entre otros dos libros, necesarios para aprobar la asignatura optativa Bioética.

Dicho sea incidentalmente, el libro 10 palabras clave en bioética está publicado por la Editorial Verbo Divino, cuyo objetivo queda definido en su página web como “difusión de la palabra de Dios por todos los rincones de la tierra.”
(http://www.verbodivino.es/conocenos/index.aspx 23/04/2008)

Instamos a los profesores que aún sepan diferenciar el atril del púlpito, a que envíen una explicación a tercerwittgenstein@gmail.com.

Atentamente,
IIIW

5 comentarios:

bolapeluda dijo...

Estoy completamente de acuerdo con las intenciones sugeridas en la primera carta, pero no lo estoy del todo con las intenciones de la segunda.

Lo estoy si hacemos alusión al libro de Gafo cuya lectura es semi-obligatoria en Bioética ("semi" porque de hecho existe la posibilidad de elegir entre otros libros), pero no lo estoy en lo que respecta a los textos de Ética Mínima y Ética Hermenéutica por las razones que ya he expuesto en la entrada anterior (y que más tarde intentaré rebatir de nuevo).

Lo que es más, creo que omitís información al no explicitar que las citas a las que hacéis referencia no se imparten en las clases dé Jesús Conill. Me parece relevante porque es un factor que puede cambiar de rumbo la opinión del receptor, no aclararlo me parece en cierto modo propio de una actitud deshonesta.

Como comprenderéis, no es una cuestión que os veais capaces de afirmar con tanta rotundidad como otras de vuestras quejas (las cuales creo mucho más fundamentadas y justificadas), y por tanto no creo que sea justo omitirlo.

Pd: lo de la editorial del libro de Gafo me ha "matao"... mira que me leí el libro en su momento, pero no me había fijado en toda su "esplendorosa divinidad". Muy bueno, si señor/a ***risa tonta (jijiji).

bolapeluda dijo...

Quería decir ("s-m'había olvidao")... creo que todo esto sería más correcto si usaseis citas de las partes que sí se dan en clase.

Momo dijo...

La carta dice:
"Tanto Ética mínima como Ética hermenéutica son dos libros de lectura obligatoria (aunque no íntegramente en este curso)"

Estoy de acuerdo contigo en que, pese a que no hay mentira alguna en esta frase, hubiese sido más honesto especificar que los capítulos de "Ética Mínima" y "Ética Hermenéutica" no son de lectura obligatoria (al menos este curso). Tal cual está escrito queda abierta la interpretación de que así es.
Además hubiese sido elegante invitar al lector a leerse las obras y comprobar lo que la carta sugiere por él mismo (aunque no hacerlo no me parece una falta; la invitación está implícita).
Con todo, no creo que la carta pierda fuerza en lo sustancial debido a estas matizaciones... ya me he pronunciado con respecto a las relaciones que existen entre los espaguetis y el hecho de gratinarlos en la entrada anterior. Lo que dicen estas citas se olfatea ya en el enfoque de los primeros capítulos del libro (hablo de el libro de Adela Cortina, que es el que conozco).

Un saludo!

bolapeluda dijo...

Pues... sí, tienes razón en todo lo que dices.

Hermeneutizado por la via gadameriana dijo...

Querido bolapeluda,

Cada vez estoy mas entusiasmado con tu asiduidad al blog. Creo que es muy constructivo tener una voz discrepante, excepto por los ejemplos culinarios. Es más, es gratificante leer que alguien ajeno a la parte práctica (más práctica) del blog caiga en los mismos problemas que nosotros nos planteamos. A continuación expondré lo que ya opiné al respecto.

Creo el hecho de que ninguna de las citas se exponga en clase de Ética no es algo eximiente de responsabilidad sino que en cierto modo es un agravante, ya que un libro no es una enciclopedia. En una enciclopedia pueden tocarse distintos temas sin apenas relación entre ellos. En un libro, al menos si el libro tiene algún tipo de fin, hay un hilo argumentativo mas o menos enrevesado y generalmente, las conclusiones, la doctrina, son situados al final por razones obvias.

Pues bien, casualmente, toda la parafernalia religiosa en ambos libros ("Ética hermeneutica" y "Ética mínima") está escrita precisamente en la parte final del libro. Ninguno de los cuales se lee íntegramente. No solo me parece increiblemente parcial que se den Aristóteles, Kant, Cortina y Conill en este orden en una asignatura troncal de primer curso sino que me parece aún más desonesto que los dos últimos autores se den tan solo parcialmente.

Creo que se hebrá entendido perfectamente mi punto de vista al respecto pero por si aún hay alguien que pueda estar pensando que no es ese el caso, que se dan auntores como Nietzsche o Gadamer, una reflexión, ¿Realmente es necesario que sean hermeneutizados? ¿Es que no saben expresarse por ellos mismos? ¿No será que la hermeneutica PLANTEADA DE ESTA MANERA no es más que la libre manipulación y parcialidad sin límite justificada por un bonito nombre?

Por último, ya se planteó el hecho de la menor fuerza de la segunda carta pero tampoco creo que sea el caso porque lo que viene a plantear no es más, ni menos, que una serie de hechos que suceden en la facultad con la única finalidad de PLANTEARLOS. Aún no tenemos programada ninguna quema de libros. Creo que nada en esa carta es excesivo, escepto para quien le pueda molestar; y quizás para el estado mental de la mayoría de alumnos que quizás se ruborice en sus casas porque no conciben un aprendizaje de filosofía sin tragar todo que les echan, ya sea bueno o malo. Para todos esos es para los que está dirigido el blog desde mi humilde punto de vista.

Saludos Bolapeluda, un placer, como siempre.